Incentivos para empresas que contraten jóvenes
10 / 07 / 2013
Incentivos para las empresas que contraten jóvenes - UruguayEl Parlamento está analizando un Proyecto de Ley que reinstala los incentivos para las empresas que decidan contratar a personas jóvenes. Se busca así atacar en forma directa y precisa un problema complejo, importante y de difícil solución.

La aprobación del Proyecto supondrá, para las empresas que sepan aprovecharla, una oportunidad conveniente de inversión en recursos humanos.

Integrar al mercado laboral trabajadores con proyección a mediano y largo plazo y una sensibilidad entrenada respecto a las nuevas tecnologías, facilita, además, la incorporación de innovaciones en la producción de bienes y servicios.

Cada empresa que pretenda ser parte de la solución de una problemática que afecta a toda la sociedad, obteniendo ventajas en el proceso, deberá evaluar qué tipo de contratación se adecúa mejor a su estructura y posibilidades.

Los empresarios, dependiendo de los incentivos que efectivamente se regulen, tendrán que demandar a sus asesores profesionales la planificación de estrategias para la óptima utilización de la trama normativa.

La tasa de desempleo para la población joven (entre 15 y 24 años) triplica el desempleo general. En efecto, en el año 2011 se ubicó cerca del 17,8%.

En el pasado se apuntó a atacar esta problemática con la Ley de Empleo Juvenil (16.873, del año 1997). Esta Ley creó cuatro figuras contractuales para incentivar el empleo de jóvenes en su primera experiencia laboral. Y acordó beneficios tributarios que se materializaban básicamente en exoneración de aportes patronales a la seguridad social.

Sin embargo, no tuvo el efecto esperado y fue criticada por su alto grado de burocratización. Finalmente cayó en desuso cuando la reforma tributaria derogó la exoneración de aportes.

El Proyecto que actualmente se discute en el Parlamento regula instrumentos tendientes a generar oportunidades para el acceso al mundo del trabajo, así como la realización de prácticas laborales en el marco de programas educativos y de formación.

La metodología que utiliza es crear diferentes modalidades de contratación de jóvenes por un plazo determinado y fijar un sistema de incentivos que tiene por finalidad tentar a las empresas a que utilicen el modelo.

Entre los incentivos se incluyen: subsidios equivalentes a un determinado porcentaje del salario del joven que vaya a contratarse, utilización gratuita de los servicios de selección y seguimiento ofrecidos por los organismos responsables de ejecutar programas de empleo juvenil, y difusión de la participación de la empresa y su marca, por medio de los canales de comunicación de que dispongan los organismos públicos involucrados.